jueves, 3 de diciembre de 2009

no me importan las dimensiones..
quiero la ternura que fue omitida

sábado, 14 de noviembre de 2009

Si imagino la oscuridad de ahora, tan rica y acogedora, con algo más que tu recuerdo bien controlado en la mente, la suavidad de ahora se vuelve cosquilleo constante, travieso recorriendo la piel y las venas, saturando con una paciencia enorme una por una cada terminación nerviosa.
Y no hay nada que hacer. Yo trato de ser una tipa equilibrada que come sano, se cultiva y piensa con claridad, que no depende de una buena conversación con tal persona aunque sea día por medio y que despierta recordando lo que soñó la noche que recién terminó. Yo intento, con todas mis fuerzas, elegir la soledad por placer y no por que ya no soporto a la gente. Quiero un estímulo positivo, no la negación.. pero de mis intentos se burla alguien, yo lo sé [yo, lo sé].

martes, 20 de octubre de 2009

Creo que ya habíamos hablado sobre eso de estar solas cuando la luz escasea.
Teníamos un acuerdo.
...
Sí.
Entonces no sé por qué insistes en aparecer en los viajes nocturnos más oscuros.
Es difícil evitarlo
no seas maldadosa..
No, si no tengo problemas con que andes por donde quieras
pero es que te empeñas en protagonizar todas las escenas
y yo no sé dónde están los fósforos..

Cuando abro los ojos sigue estando oscuro.

viernes, 2 de octubre de 2009

No es que quiera molestarte,
pero me es imprescindible
sentarme en un café
y soñar un poco

domingo, 6 de septiembre de 2009

Anoche

Las ferias de artesanía nunca han sido muy atractivas para mí.
Esta vez es distinto.
Es de noche.
Estás conmigo.
Supongo.
No me miras nunca.
Tampoco te miro.
Me da miedo.
Y si no estás?

Caminamos mirando las cosas coloridas.
Nos detenemos en un puesto.
Hay algo atractivo para ti.
Te vas.
Las dos mujeres me miran esperando.
Digo nada.
Una de ellas canta tocando guitarra.
Me mira mientras canta.
Me cierra un ojo.
Sonrío y me siento torpe.
La miro bien... se parece a alguien.
No sé a quién.
Te fuiste.
Me voy.

Camino por los pasillos.
Miro el suelo de tierra.
Tiene surcos hechos por el agua de la última lluvia.
Fue ayer.

Ayer llovió como nunca.
El cielo estaba rojo como al atardecer.

Nos reunimos en una plaza en medio de todo esto.
Nunca lo acordamos.
Hay más personas.
Está ella con su padre.
"X, ella es X" te digo a ti.
"X, ella es X" le digo a ella.
Alabas su belleza bajito.
Te escucho yo.
Ella no.

Adquieres su cara.
Te llamas igual y nunca me habías dicho.
Por qué hiciste eso?

"No eres ni parecida a cómo A te había descrito.
Hablaba de ti como si fueras una diosa o algo así"
"Jajaja"
"Sí.."
Blah.
Sus egos chocan.
Discuten de forma cortés.
Paso a segundo plano.
Me siento pequeña.
Las piedrecitas del suelo ahora podrían hacerme tropezar.

Me voy.
Ésta dejó de ser mi escena.
Voy por los pasillos.
Bajo hacia la salida.
Acabo de notar la pendiente.
En el camino paso por el puesto de la mujer de la guitarra.
La miro detenidamente otra vez.
Perdió su belleza.
Peor.

Salgo de la feria.
No conozco estas calles.

Aparece la niña de los rulos lisos.
"No la vas a buscar?
Nadie se puede ir solo el día de su cumpleaños".
La ignoras.
De todas formas no era mi cumpleaños.

Las calles están muy oscuras.
Si al menos hubieras dejado la puerta bien cerrada...
Nadie podría haber entrado.

Miro el suelo al caminar.
Si al menos me hubieras dado ese beso.
Sólo uno.
Sólo ése.

Los ladridos dejaron de sonar.
Recuerdo la escena en la plaza.
Eras todas.



[No olvidar]





sábado, 5 de septiembre de 2009

"Es tu culpa que yo sea un psicópata;
de no estar tú, nadie me volvería loco"

martes, 1 de septiembre de 2009

Reprimir una y otra vez, hasta que deje de existir.

viernes, 21 de agosto de 2009

viernes, 14 de agosto de 2009

La gota que osa cruzar el límite impuesto es rápidamente reprimida y arrastrada hasta el borde.






Si dos gotas se unen en el aire, la caída es más fuerte.

martes, 11 de agosto de 2009

En vez de disfrutar el momento que ahora viven juntos, piensan en el momento que vendrá..
quieren cumplir meses, rápido, no saben ni para qué, pero quieren hacerlo.
Debe ser porque se ve bonito y porque de alguna manera, con unos cuantos meses acumulados en la cuenta la relación suena más importante.
Algunos sólo se disfrutan cuando el calendario lo indica...
Curioso.
Triste.

domingo, 9 de agosto de 2009

No entienden nada.. nada.
Tú sí lo entenderías.
No se trata de cariño. Ni siquiera se trata de gratitud.
Sé que no es por maldad ni por falta de amor.
Me gustaría que lo entendieras, y que esta vez dejaras de sentir que eres la culpable de todo.
Estoy próxima a la explosión.
Necesito irme lejos, arreglármelas sola, sufrir un poco, dejar de ser tu protegida.
Necesito dejar de ser hija.
Necesito extrañarte.
Necesito querer regresar y que vuelvas a ser mi madre.
Renovación.

sábado, 1 de agosto de 2009

Yo no quiero ser gay, ni bisexual, ni hetero. No quiero tener que explicar por qué "prefiero" a las mujeres, si mis papás lo saben, si me quiero casar, si quiero tener hijos. No quiero carretear en discos gays ni en discos normales. No quiero tener que cortarme el pelo bien corto para parecer gay (“ni me había dado cuenta, es que no se te nota”). No quiero tener que mirar primero y asegurarme de que no hay neonazis alrededor antes de dar un beso. No quiero que la gente me mire en la calle con especial atención. No quiero hablar con adjetivos sin género para que en el colegio no se den cuenta de que en realidad hablo de ella. No quiero que me asignen características que se supone que debería tener. No quiero tener que ser y parecer feminista. No quiero un mundo gay. No siento “orgullo gay” (ni siquiera lo elegí, no es algo que yo haya logrado… de qué me voy a sentir orgullosa?). No quiero que me pregunten si soy activa, pasiva o moderna. No quiero que me miren y supongan cosas. No quiero que den por hecho que odio a los hombres. No quiero que esto sea tema. No quiero clasificar más. No quiero usar el radar que tengo. No quiero tener radar. No quiero preguntarte si eres gay o no. No quiero que eso me importe.

Somos personas; las personas se enamoran.
Quiero que nos amemos, eso es todo.

miércoles, 22 de julio de 2009

Quiero no querer lo que quiero.





Nada es lo mío

jueves, 16 de julio de 2009

Si "nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes", entonces NUNCA sabes lo que tienes.
Ya lo perdiste, ya no lo tienes.

sábado, 4 de julio de 2009

Fuiste sigilosa, muy cuidadosa de no hacer ruido con tus movimientos en medio de la oscuridad, pero conmigo no resulta... ya sabes que apenas te acercas, apenas entras a nuestra casa, siento tu presencia que llena toda la habitación de luz, no de luz de esa que entorpece.. luz tenue que acoge e invita.
Quise jugar, así que no me mantuve de espalda. Me di vuelta y fingí dormir.
Tampoco me resultó.. ya sabes que siempre sé cuando llegas, entonces no creíste en mis ojitos cerrados. Pero conoces mis juegos y sé que pudiste notar una leve sonrisita en mi cara que pretendía parecer dormida, así que no interrumpiste nada.
Dejaste toda tu ropa sobre la silla que había más alla y te acostaste a mi lado.
Estás tibia, y es tan agradable..
y entiendes el juego tan bien..
Despacito, como si intentaras no despertarme, te acostaste sobre mi espalda, entrelazaste nuestros dedos y lentamente mi respiración se fusionó con la tuya.
Por las calles todos corrían con muerte incrustada en sus rostros, me bastaba con mirarlos para saber cuánto quedaba y cómo sería. No dije nada. Nunca dije nada. No me corresponde.
En el cielo las cosas no iban mejor... sí, me gusta la lluvia, pero no de bombas. Caminaba por callejones y no encontraba a nadie que disfrutara el momento a pesar de las condiciones, era todo muy desgarrador, cruel, frío, maldito.
Camino rápido, mis piernas adquirieron voluntad propia, me llevan a no sé dónde y me preocupa un poco.. pero a estas alturas no tengo nada que perder, así que me dejo arrastrar por mí misma.
Cuando dejaron de guiarme me quedé parada sin saber qué hacer. Esperé.
Esperé y entendí. Apareció tu lucecita entre tanta destrucción inútil, me envolvió y cambiaron las cosas; dejé de temer a la muerte por el miedo que me daba perderme y comencé a temer a la muerte por el miedo que me dio perderte.

Desperté confundida, con una sed que nacía mucho antes que mi boca..
Yo sabía que estaba lloviendo allá afuera, si anoche había estado hasta tarde disfrutándola. Pero esto no sonaba como la lluvia, era como si cayeran pedazos de cielo sobre mi techo, pesados, enormes.
Curiosidad contra sed... ganó la curiosidad.
Me puse un poco más de ropa y caminé hasta la puerta que da a la calle. Saqué todos los seguros que de noche pretenden protegerme y abrí la puerta lentamente.
Me encanta la lluvia.
Y era lluvia....
El suelo estaba lleno de cuerpos maltratados, cubiertos sólo con su piel más pálida, personas que ya no importaban porque no servían más.. Algunos colgában de las ramas desnudas de los árboles, recién podados el otoño pasado. Otros permanecían cansados sobre los techos de otras casas más allá, o sobre algún auto ahora abollado. Nunca antes había percibido el verdadero respeto que los perros callejeros le tienen a los humanos. A pesar del frío, del hambre, del invierno crudo, los perritos no recibieron con apetito la carne que caía del cielo, se limitaban a olisquear por ahí y aullaban a la poca oscuridad que quedaba ahora que salía el sol por el este.
Y seguía lloviendo. Helicópteros y aviones jugaban a ser nubes y dejaban caer gotas humanas sobre toda la ciudad.
Para qué hacerlo discretamente?
Para qué tirarlos al mar con peso extra amarrado a sus cuerpos? si aunque todos sepan lo que está pasando nadie puede hacer nada para que se detenga. No tenemos el poder.

Y sigue lloviendo.. pero esta lluvia no me gusta para nada.

miércoles, 24 de junio de 2009

Cómo que no?
Pero si nos conocemos desde hace más de mil años...
Bueno, bueno... entonces juguemos a conocernos de nuevo.
Apenas dejes de verme sólo con esos ojitos me vas a reconocer
y entonces el abrazo.
y entonces todo.

martes, 23 de junio de 2009

Y todo gira en caos, como espirales en el agua a punto de hervir.